Historias y Relatos Swinger

historias reales de nuestros usuarios

Historias y Relatos Swinger

Conoce las historias calientes de nuestros usuarios.


Una Noche

Teníamos en ese entonces 23 años; cuando tuvimos nuestra primera experiencia como pareja, nosotros aún no vivíamos juntos lo cual limito que la situación pasara más haya de un simple pero exitante y muy caliente juego de tres; mi novia Regina, mi amiga D. y yo Jesus.


Desde hace tiempo yo ya fantaseaba con hacer un trío con otra mujer y mi novia, fantasías que solamente las platicábamos estándo ebrios. 

Todo esto comenzó cuando después de unos diez años me encontré a una amiga en un local donde ella trabajaba el cuál visitábamos mi novia y yo muy seguido.

D. Nuestra amiga mide aprox. 1.70, piel blanca, ojos grandes castaños, pelo lasio, delgada, pechos pequeños y algunos tatuajes que le daban un toque muy sexy ella es una persona muy divertida y extrovertida.

Al tiempo me agrego en Facebook, un día me dijo que deberíamos invitarla a salir con nosotros y nuestros amigos, lo cual me parecía bien pues queríamos hacer nuevas amistades, salimos un par de veces juntos y ya se notaba el interés de ella sobre mi novia Regina (ella es de piel blanca, cabello oscuro, mide 1.65, su cara aparenta inocencia) se comportaba muy afectuosa, le decía mucho que estaba muy bonita, la miraba de manera más de quererla comer que de ser su amiga, muchas veces nos quedábamos en mi casa platicando hasta muy tarde claro tomando algunos tragos de whisky, ya habíamos empezado a tocar algunos temas un poco más Hot, así que ya había cierta confianza pero nadie daba el siguiente paso para hacer algo. 

Una noche fuimos a casa de un par de amigos a beber, pasando de las 2:00 AM me manda un mensaje nuestra amiga D. para que pasáramos a buscarla a su trabajo y seguir bebiendo, salimos a buscarla pensando que sería una noche normal de sábado, al recogerla nos fuimos directo a mi casa a seguir bebiendo. 
Era una noche calurosa de verano pero ya que vivimos a unas calles de la playa se sentía un aire, una brisa relajante.
No pasó mucho tiempo, cuando nuestra amiga preguntó si se podía bañar, lo cual le dijimos que adelante ella no pensó dos veces; se quito el pantalón frente a nosotros y se dirigió al baño. En ese momento me sentía muy nervioso era la primera vez que pasabamos por algo así con otra mujer mi novia me miraba también con un nerviosismo pero claramente estábamos muy excitados , cuando nuestra amiga regreso de bañarse solamente traía puesta una tanga negra y un bra del mismo color, al verla y tener a mi novia a un lado de mi me empecé a imaginar lo que podria venir después, ella se sento al lado mío, quede en medio de las dos y empezamos a animar a mi novia a que se quitara el mini vestido entallado color negro el cual hacía ver muy bien sus Nalgas, cuando por fin la convensimos, mirar como se lo quitaba y la veía casi desnuda solo con su tanga y bra de color rosa de encaje, la cara de nuestra amiga esa manera en como la miraba con deseo de probar a mi novia me daban ganas de terminar de desnudar a las dos y empezar a besarles todo.
Empezamos a jugar a las botella y sin perder el tiempo empezaron los retos el cual nuestra amiga desnudara a mi novia y después viceversa mi novia a ella, lo mejor empezaba cuando les toco bailar juntas un baile sexy y lento era lo mejor verlas como ambas se acarisiaban con deseo, en ese momento parecía algo irreal, cosas que solo habían pasado en mi imaginacione ver a mi novia siendo acariciada por otras manos ver como nuestra amiga tocaba esas nalgas perfectas de mi novia, como tocaba esos pechos firmes, como besaba despacio y sutilmente sus pezones hasta ponerlos rígidos, era la primera vez que miraba como otros labios tocaban los labios de mi novia, tenia frente a mi una escena que cualquier novio quisiera tener y muy pocos han sido los afortunados, esas eran las segundas manos en tocar toda la piel de mi novia la segunda boca en sentir su sabor.

Todos queríamos seguir con ese juego que nos tenía muy exitados a todos, pero lamentablemente estaba amaneciendo y había cierta presión desde las casas de mi Novia y de D. Tuvimos que retirarnos e ir a dejar a D. A decir verdad fue algo que disfrutamos mucho en su momento fue un paso importante para mí novia, para que ella explorar un poco más su sexualidad en todos los sentidos.