Historias y Relatos Swinger

historias reales de nuestros usuarios

Historias y Relatos Swinger

Conoce las historias calientes de nuestros usuarios.


Una escapada

Conocí a alguien que se puso en contacto conmigo por mensaje en esta página. Después de estar en contacto por un tiempo por mensaje aqui me decidi a dar el paso de una comunicación mas directa y fluida, nos mensajeamos y nos entendimos bien.  Fue una comunicacion cordial y respetuosa ya que yo no acepto contactos para curiosear o exitar por mensajes. No hay por que perder el tiempo.

A el le voy a llamar Ulises un hombre formal y muy guapo todo un caballero con quien quedé de acuerdo para encontrar un dia y una oportunidad de conocernos y disfrutar como adultos seguros de lo que queriamos.

Yo sali de casa antes del anochecer y le dije a mi marido quien estaba en su trabajo que iba a una de esas cenas convivio a la casa de una de mis amigas de la secundaria. El me dijo que llegando a casa se pondria a trabajar en un proyecto y que solo le llamara si era importante porque necesitaba concentrarse lo cual resulto a mi favor.   Sali de casa en mi auto y lo estacioné afuera de un hospital donde ya Ulises me esperaba, me subi a su auto y me llevó a un hotel tal y como lo planeamos, fue para mi emocionante.

Yo iba por asi decirlo disfrazada porque cambie un poco mi apariencia, me alacié mi cabello que acababa de teñir y usaba un vestido nuevo, corto y con medias. 

En mi bolso llevaba un baby doll y una tanga que me puse al llegar a la habitacion.  Ulises me hizo sentir muy deseada, me besó mucho y muy rico, todo un galán y yo que soy muy sensible no hice mas que solo dejarme llevar y dejarme disfrutar.  El hizo que me exitara tanto hasta desear comersela bien rico y hasta el fondo como lo hago cuando estoy demasiado exitada.  Ulises encendio la pantalla del cuarto donde estaban pasando peliculas xxx y eso me puso aun mas caliente y cuando pensaba que la cosa no podia estar mejor que me llama mi esposo, me puse nerviosa y por un momento no supe que hacer hasta que contesté, me preguntó por unos pendientes de la casa y se despidio. Fue aterrador en el momento pero en cuanto la llamada terminó eso solo me inyecto una adrenalina que no habia sentido antes.

Despues de colgar solo fue disfrutar de la compañia de Ulises quien me lo hizo bien rico dos veces y yo como premio le di sexo oral hasta hacerlo venir una tercera vez.  Lo deje que se viniera en mi boca, estaba yo tan exitada que no me importó, me sentia libre y con euforia por todo los que pasé en esas mas de cuatro horas con Ulises.   Aun disfruto mucho cuando recuerdo esa escapada mientras tengo sexo.