Inicio > Historias swingers  >   Historias swinger





Viaje de trabajo termina en placer

Soy un hombre de La Paz BCS de 35 años  y por mi trabajo viajo constantemente, en una ocasión me toco ir a Guadalajara y después de un par de días de solo trabajar, me decidí a salir a distraerme, pero al bajar al loby del hotel el clima me jugo una broma estaba lloviendo a cantaros, total opte por tomar algo en el bar del hotel, había poca gente, ya casi para terminar mi trago, llego una pareja, yo les calcule unos 40 y tantos a ambos, la dama de muy buen ver, de esas que roban la mirada hasta del mas santo, el tipo se veía normal, se sentaron cerca de la barra y comenzamos a cruzar miradas, nunca he sido muy aventado así que estaba algo nervioso, pero no podía dejar de ver aquella mujer que para su edad tenía un cuerpo envidiable, al ver por la ventana que había parado la lluvia salí a fumar un cigarro, estando afuera alguien me pidió fuego y era el tipo de la pareja del bar, me sorprendí un poco, me dijo estas de trabajo o de placer?, mientras jugaba un poco con el humo del cigarro, trabajo le dije, el me comento que había visto las miradas que le echaba a mujer, y me dijo que no había problema que eran de mente abierta, yo no supe que decir estaba sorprendido de que fuera tan directo, me invito a tomar algo mas en bar y ahí me presento a su esposa, estuvimos casi hasta la media noche bebiendo y platicando de diferentes temas, en eso el pidió la cuenta, y me dijeron que les agradaba y que si quería acompañarlos a su habitación, nos levantamos y nos fuimos al ascensor, apenas entramos y ella se abalanzo sobre mi dándome un beso muy caliente, eso me puso a mil, llegamos a la habitación y comenzamos a quitarnos la ropa, ella se recostó en la cama y abrió las piernas, inmediatamente me fui sobre su vagina haciéndole un oral mientras ella le hacia uno a su marido, la traía depilada con un pequeño triangulo de vellos en la parte de arriba, estuvimos así hasta que ella se vino en mi boca, luego subí con mi lengua por su vientre hasta llegar a sus pechos, los cuales tenían unos pezones pequeños y rosados, los chupaba y los mordía levemente mientras mi mano jugaba con su clítoris ya muy hinchado por la calentura, luego yo me acosté en la cama y ella comenzó a pasar su lengua por mi pene ya bien erecto y duro como una piedra, lo recorría de arriba abajo, lo chupaba y con sus manos jugaba con mis huevos,  en ese momento el marido comenzó a penetrarla por atrás, duramos unos minutos en esa posición, luego ella se monto sobre mi y comenzó a cabalgarme, se movía como si quisiera arrancármela, a pesar del condón podía sentir lo caliente y húmeda que estaba, decidimos cambiar y ahora ella estaba en la orilla de la cama y yo tenía sus piernas en mis hombros, se la dejaba ir hasta el fondo, mientras ella le hacia un oral nuevamente a su marido, él comenzó a gritar y a venirse en sus pechos, mientras yo seguía entrando en la apretada vagina de su mujer, ella me pidió que me viniera afuera y así lo hice, apenas me quite el condón y los chorros de semen caliente le bañaban el vientre y el abdomen, quede exhausto, y ellos también, mas tarde ella y yo repetimos mientras el marido solo nos miraba, fue de las mejores experiencias que he tenido como single …

 

Voyeurliberal.com Historias Anuncios swingers Blog