Inicio > Historias swingers  >   Historias swinger





DISFRUTANDO EN LAS ESCALERAS

Hace años tuve una novia que vivia en un edificio, sus papas era algo chapados a la antigua, así que no podiamos salir a dar la vuelta, así que nos pasabamos tiempo platicando en su calle o en las escaleras del edificio. Con el tiempo ya saben que las cosas se calientan de repente.

Hubo tiempo que las luces de los pasillos no servian, asi que aprovechabamos para darnos una fajes y toqueteos bien ricos, aunque con algo de miedo, adrenalina y morbo porque lo haciamos en frente de su depa y estabamos al pendiente que no saliera algun familiar de ella. 

En una de esas noches, no aguantamos mientras estabamos cachondeando, pareciera que ella sabia a lo que queria porque traia una playera sin sosten y un short holgado, se veian hermosos esos pesones paraditos sobresalir por la playera, así que meti mi mano para acariciarlos, estaban duritos, tan suaves y ricos al tacto, que me valio y le subi la playera para comerme unos sus ricos senos mientras con la otra mano acariciaba el otro. Ella respiraba entrecortado y de vez en cuando volteabamos a la puerta a ver sino se veía una sombra acercarse por debajo de la puerta.

Baje mi mano sin dejar de disfrutar esos hermoso senos y ella abrio las piernas, por un lado del short deslize mis dedos para sentir ese calzoncito mojado, subi y baje suavemente un dedo por encima del calzon y ella gemio levemente y me dicia: no seas mala alguien puede salir, pero yo seguía y ella abría mas sus piernas. Así que hice a un lado ese calzoncito mojado y empece suavemente a recorrer con mis dedos tu sexo, masajeaba con mis dedos al rededor de su vagina, quería que disfrutara muy rico, poco a poco llegue a meter mis dedos en su conchita y empece a masturbarla, mientras seguia comiendome sus senos, y le decia: tu disfruta y dejate llevar, llevabamos ya un ratito cuando escuchamos paso que venian bajando, así que en chinga acomodarse la ropa y estar como si nada.

Cuando paso la señora, nada más nos reimos porque el ambiente claramente olía a sexo. Y entonces comence a besarle el cuello otra vez y acariciarla con mis manos, esta vez me sente pegado a la pared y ella se senton pegada hacía mi pecho. Entonces comence a acariciarla y baje mi mano hasta el boton de short, lo abrí y meti mis manos por debajo de su ropa interior para volver acariciar esa conchita que me encantaba, tocaba y jugaba con su mata de vellos, y lentamente empece a meter mis dedos por su cosita, jugaba con mis dedos, lo hacia lento y subia la intensidad y luego bajaba, sacaba mi manos y lamia y chupaba mis dedos con ese sabor de su cosita y se los volvia a meter, tambien saque mis dedos y se los di en su boca y baje mi mano y la volvi a meter mientras nos besabamos. Empece a masturbarla cada vez mas rapido y con más intensidad, que tuve que taparle la boca porque empezo a gemir muy fuerte y en eso me muerde la mano durante unos segundo y cuando me deja de morder me dice ya amor, me hiciste venir bien rico y por eso me toca darte tu premio.

Y le digo como crees ya casi es hora de que te llamen para que entres a tu casa y le valio, agarro me desabrocho el pantalon y me saca la verga del calzon, y empieza a  comersela como posesa, se la metia toda, la chupaba, la lamia, en una de esas agarra y se escupe la mano y me empieza a masturbas mientras que con su boca se come la cabeza de mi verga y le da lenguetazos de forma circular, yo me sentia en la gloría, se metía hasta donde podia  mi verga y subia y bajaba sobre ella, me daba lamidas desde los huevos hasta la punta de mi verga.

Vuelve agarrar con boca mi cabeza y le digo no sigas porque me voy a venir y me dice: dame mi lechita papi. Eso me exito demasiado y no pasaron ni 20 segundos cuando me empiezo a venir a chorros y ella los recibio todos en su boca y yo con los ojos casí volteados. Se trago todo la leche y siguio mamandomela hasta sacarme la última gota. Cuando termino nos besamos, yo me pare de espaldas a la puerta para acomodarme el pantalon y mero cuando me lo iba abrochar se abre la puerta sale su mama y le dice: ya en 15 min te metes hija. Yo solo voltie la cara y le digo buenas noches señora, y me dijo buenas noches hijos, no te vayas tan tarde a tu casa. Y yo no señora gracias.

Cuando cerro nos empezamos a cagar de risa, por la adrenalina y el morbo que sentimos.

Voyeurliberal.com Historias Anuncios swingers Blog