Inicio > Historias swingers  >   Historias swinger





Nadie sabe lo que tiene... hasta que [email protected] deja liberar

Comenzaremos por decirles que somos un matrimonio de 6 años y que le llevo a ella 21 de diferencia. En alguna ocasión formé parte de un  trio con unas mujeres les y ahí experimenté éste rico ambiente. Como en todas las parejas existe uno que es mas cachondo que el otro y pense que en nuestro caso era yo. Cual fue mi sorpresa que durante un viaje a Cancún vi a mi esposa como miraba a un holandés hospedado en la misma ala del complejo hotelero. En la noche durante nuestra sesión de sexo le pedí que imaginara que estaba con el holandés y se mojo como pocas veces la había sentido. Fue entonces que me dí a la taréa de localizar al tipo y para mi sorpresa hablaba un poco de español, comenzamos a platicar en el bar en lo que mi esposa estaba con mi hijo en la alberca. Ruud (así se llamaba) me hizo el comentárío de que mi "hija" era muy atractiva, es algo a lo que ya me acostumbre, pues la diferencia de edades da pie a que la gente piense eso. Nunca lo saque de la duda, le pedí que nos viéramos en la disco del hotel y ahí se la presentaría. Llegando la noche, dejamos a nuestro hijo con una niñera y nos fuimos a la disco. Ella llevaba un mini vestido y ya le había comentado que si encontrábamos al holandés le pediría que hiciéramos un trío, a lo cual ella me contesto que le daba pena. Llegamos y ahí estaba él, aún recuerdo su mirada lujuriosa al ver a mi esposa con un chiquivestido de rayas blancas y azules, y con una tanga roja que toda se transparentaba. Al calor de las copas se pusieron a bailar (los europeos no bailan nada!), entonces pasó algo que nunca imagine, después de muchos intentos por fin Ruud se estaba fajando a mi esposa, ahí, en medio de la pista de baile, incluso llegó un momento en que se perdieron para que no los viera, pues a él le daba pena hacer eso frente de "el papá" de la chica. al ver ya el ambiente caliente les dije que mejor nos fuéramos al cuarto, aún me excíto de recordar como ellos iban fajando frente a mi durante el trayecto a la habitación de él. Al llegar aíi, le expliqué a Ruud que mi "hija" y yo éramos de mente muy abierta así que yo estaba acostumbrado a verla con sus novios en casa. Llegamos al cuarto y se lo tomó muuuy en serio, en cuanto cruzamos la puerta cargo a mi esposa y la llevo al baño, es la cosa mas excitante ver algo así y saber que otro hombre por primera vez la va a hacer suya, he de reconocer que fue su primera vez y no vi nada, pues cerraron la puerta, pero el escuchar sus quejidos, el golpe de sus cuerpos, e imaginar todo lo que pasaba fue una experiencia brutalmente excitante!. después de la primera cogida, salieron y me puse de acuerdo con mi esposa para dejar una cortina entre abierta y salirme para verlos desde afuera... así lo hicimos, salí con cualquier pretexto y enseguida el la empino en la cama, le subió el vestido y se la cogió en todas las posiciones habidas y por haber, por la ventana veía el rostro de satisfacción de mi esposa, sus pezones duros, las embestidas que le daba Ruud y es algo que en ese momento decidí que teníamos que repetir, claro, previa autorización de ella!. fue una noche muy rica, pues en cuanto vi que él terminó, toque la puerta y nos despedimos de nuestro nuevo amigo. no necesito decirles que llegamos a nuestra habitación y cogimos como cuando nos conocimos, mi excitación éra como cuando tenía 20 años y mi esposa entendió después de ésto que lo que había pasado éra bueno para nuestra relación, quitándose la cruda moral que seguramente a varias damitas les ha dado después de su primera vez así. Hay mas historias y espero algún día contarlas así como experimentar con algunos miembros de ésta página para después narrarlas. Saludos a todos!
Voyeurliberal.com Historias Anuncios swingers Blog