Inicio > Historias swingers  >   Historias swinger





Espectador a distancia

Como saben soy corneador de gdl y estuve en contacto con el esposo por medio de mensajes (a quien llamaré Miguel) para una fantasía cuckold.

Llegado el día me dijo en qué restaurante estaba su esposa (a quien llamaré Mely) para acudir al encuentro pactado, por lo que al llegar a dicho sitio mi sorpresa fue encontrarla con una mini falda muy cortita, tacones altos, y un escote que hacía notar su deliciosa copa C, por lo que me senté, le dije lo sensual y exquisita que iba vestida para nuestro encuentro y le pregunté por Miguel,  por lo que me contestó que estaba sentado en la banca de afuera del restaurante (dentro de la plaza) porque únicamente quería ser espectador a distancia de lo que sucediera esa tarde; posteriormente pedimos vino tinto para calentar la sangre y comenzamos una rica y erótica platica, intercambiábamos fantasías y mientras charlábamos le acariciaba sus deliciosas piernas, nos besábamos y nos calentábamos ante la mirada a distancia de su marido y de las personas del restaurante.

Después de la cena fuimos al cine, obvio compré para tres personas y su marido se sentó justo en la fila detrás de nosotros, por lo que las caricias y besos se extendieron toda la función, las cuales fueron subiendo de tono, me desabrochó el pantalón y jugó con mi verga ya dura y erecta mientras al oído me decía que qué rica y cabezona la tenía, que quería comérsela toda esa noche, mientras yo metía mi mano debajo de su falda y sentía como se desbordaban sus jugos de su vagina totalmente depilada y lista para recibir a su corneador.
Una vez terminada la función, acordamos ir los tres a un motel de por el rumbo, llegando a la habitación, su marido se sentó en el sillon y su mujer y yo nos metimos al jacuzzi, (él no sé metió al baño, solo escuchaba lo que Mely y yo hacíamos) fue deliciosa la forma en que se desnudo frente a mí y mientras se llenaba el jacuzzi se hincó y metió mi verga en su boca mientras me decía que desde que me vio quería probarla y saborearla, después la senté en la esquina del jacuzzi, le abrí las piernas y le chupé su clítoris mientras estimulada su zona g, por lo que cada vez gemía mas fuerte mientas me pedía que ya así como la tenía a penetrara, por lo que puse sus piernas en mis hombros y le metí mi verga hasta el fondo, fue delicioso sentir lo mojada y lubricada que estaba y lo rico que gemía con mi verga dentro.

Nos salimos del jacuzzi y fuimos a la cama, su esposo puso una película xxx mientras su mujer y yo cogíamos delicioso, después de un rato y algunos ricos orgasmos, me propuso ir al sillón con su marido por lo que fuimos con él, se empezaron a besar y su propio marido me pidió que mientras él la besaba yo la penetrara analmente, así que me prestaron lubricante y una vez lubricado la penetré mientras Miguel la besaba apasionadamente, posteriormente Mely gritaba que quería lechita, que quería sentir como terminaba, así que le dije que se volteara y terminé abundantemente en sus deliciosos pechos mientras se embarraba mis fluidos recién salidos.

Finalmente nos metimos a bañar juntos a la regadera mientras nos besábamos y limpiábamos para después de una deliciosa velad, irnos a nuestras casas no sin antes planear nuestra siguiente fantasía cuckold, la cual espero contar próximamente.
 
Voyeurliberal.com Historias Anuncios swingers Blog