Inicio > Historias swingers  >   Historias swinger





Su pinche PUTA!!

Una  de las cosas que tengo que agradecer a las personas con quien he tenido encuentros sexuales es el disfrutar mi sexualidad sin límites con mi esposo, a veces uno como mujer se reprime sus deseos y deja de conocer y sentir los maravilloso que es coger, porque he pasado de hacer el amor a coger con mi esposo. 
En un tiempo como la mayoría de las parejas supongo, pasé por un mal momento en la relación con mi esposo y me di la oportunidad de conocer y salir con alguien más y fue donde explore mi sexualidad, yo no sabía que era squirt, yo no me tocaba, yo no sentía esos orgasmos riquísimos que te llevan a la gloria en donde no sabes si reír o llorar de placer o ambas cosas, en fin.
Después de arreglar nuestras diferencias, decidimos darnos otra oportunidad, un día es se encontraba de vacaciones y después de dejar al peque en la escuela, nos quedamos solos en casa, subí a mi recamara y me puse un baby doll negro, transparente, con una tanga negra y me puse mis zapatillas, el se encontraba viendo la televisión y al mirarme parada en las escaleras me dijo wooowww que te hiciste!! lo invite a subir y fuimos a nuestra recamara, empezó el cachondeo, me beso todo el cuerpo, yo le frotaba su riquisima verga, circuncidada y estética, porque debo aclarar que no he visto ni probado verga más rica que la de el, bueno, ese día ya lo tenía planeado, por la mañana había decidido nuevamente quitarme el vello púbico, me sentía más sexy y creo lo proyecte, en mi manera de vestir, caminar, mi esposo al verme así se le antojo mamarme mi puchita y yo busque con mi boca ansiosa su verga, hicimos en rico 69 hasta que explote y el también me embarro su semen fuera de mi boca y escurrió en mi cuello y senos, le dije dejate llevar y vamos a disfrutar, hazme lo que quieras como tu quieras y sin más me empezo a dedear de pronto sentí un dedo, luego tres y cada vez le pedía más y más hasta sentir que me hizo un fisting wooowww que delicia, me empece a venirme a chorros, estaba realmente excitadisima y lejos de dolerme lo disfute, yo no paraba de gemir y retorcerme del placer hasta decir basta...
el ya estaba prendidisimo y me dijo segura que quieres más? asentí con la cabeza y me volteo me puso en 4 y me dijo que si quería ser su PUTA, no se pero al escucharle decir a el esas cuatro letras nos excitamos aun mas y tomándome de las caderas me ensarto  delicioso su rica verga por el culo, me dio unas envestidas riquisimas que a veces gritaba de dolor y otras de placer mientras el me seguía diciendo que que era yo de el y yo le contestaba que su puta me dijo que si siempre le iba a dar mi rico culo y cuando el quisiera le dije que si mientras me ponía unas ricas nalgadas y me seguía diciendo anda mi putota sigue moviendo tu rico culo, así seguimos hasta quedar exhaustos y el se vino nuevamente en mi ano. Desde ese día cada vez que queremos coger, soy su pinche puta. 
Voyeurliberal.com Historias Anuncios swingers Blog