Inicio > Historias swingers  >   Historias swinger





Regalo de año nuevo

Hola amigos, les contaré lo que pasó en mí cena de fin de año.
Ésa noche después de cenar y brindar empezó el baile, ahí estaba ella con su vestido negro sentada frente a mi, debes en cuando abria sus piernas dejando ver un poco más allá y sonreía abrazando a su esposo. Total después de unas copas la invité a bailar y cada que bailabamos tocaba su espalda y discretamente su nalguita rica ella también pegaba sus pechos y debes en cuando tocaba mi pene. Se empezaron a ir a dormir poco a poco todos quedando nada más ella, su esposo y yo, que luego de un rato se subieron a dormir, yo me tuve que meter a acostar pero como ya no alcance lugar me quede en la sala me tapé y cuando estaba ya casi durmiendo siento como empiezan a tocar mi verga por encima del pantalón, abro los ojos y era ella que estaba incada frente a mi, solo agarró y me dijo, ya se durmió nadie se dará cuenta y sacó mi verga y la metió en su boca, sentí muy rico como se ponía erecta mientras ella la chupaba, agarre sus pechos y los acariciaba la jale hacia a mi y empecé a meter mi mano bajo su vestido, acaricié su panochita y sentí como en empezaba a mojar su calzón, ella seguía chupando mi pito. Me paré y mientras chupaba mi verga nos fuimos desnudando, la senté y empecé a besar su cuello, sus labios y bajé lentamente a sus pechos, los acariciaba, los chupé y seguí bajando hasta llegar a su panochita que estaba ya bien mojada, puse sus piernas en mis hombros y disfrutaba sus jugos vaginales que le escurría hasta su ano lo cual no desaproveche para darle una mamadita, ella dejaba escapar unos gemidos apenas audibles pero bien cachondos. Acomodamos la cobija en el suelo, antes que se acostara mamó mi verga un rato más, la acosté abrí sus piernas y metí mi verga como a ella le gusta de un golpe, cogíamos bien rico y ella me pedía que le dijera cuanto me gustaba, si Valeria, me encanta meterte el pito, ay mamita cuanto me exita tu culito. Te gusta? me preguntó, me encanta le dije, se paró subiéndose al sofá y se empinó, metelo por ahí me dijo, al escuchar eso me exite mucho más, no hizo falta lubricar, con sus jugos vaginales le mojé su entradita y se lo metí suave y delicadamente. Estábamos a mil, muy excitados, se movía tan rico y su culito tan apretado lo estábamos disfrutando en verdad.
Salí de su culito, me acosté y se subió a mi pito, su vagina escurría muy rico, acariciaba sus pechos, los chupaba, nos besábamos, agarraba sus nalgas y metía mi dedo por su culo, me excitaba ver como lo gozaba, la acosté y abrí sus piernas para penetrar su vagina, nuestros movimientos se intensificaron, sentí como se venía una y otra vez hasta que le dije que me chorrearia, ella me abrazó con sus piernas y apretando mis nalgas me besó y me vine dentro de ella, inunde su vagina con mi semen, nos besábamos, acariciaba sus pechos, los chupaba y seguía moviendo mi verga dentro de su panochita que seguía chorreando sus jugos. Saque mi pito y ella lo chupó un rato mientras yo acariciaba sus nalgas, nos vestimos y se despidió dándome un beso, acomode la cobija y me acosté cuando salió mi cuñada Elvia de la cual ya les he platicado, pasó y me dijo, ya, con una sonrisa que me dejó pensando, creo y puedo asegurar que vio todo de principio a fin, después de unos minutos entró me miró y sonriendo me dijo al rato nos vemos y me dio un beso en la mejilla.... 
Voyeurliberal.com Historias Anuncios swingers Blog